Presión arterial elevada

Presión arterial elevada: el factor que a menudo da lugar a enfermedad cardiaca y accidente cerebrovascular

Uno de cada tres estadounidenses tiene hipertensión, conocida también como "presión arterial elevada", y el 54 por ciento de quienes la padecen no la controlan. Desafortunadamente, aproximadamente uno de cada cinco adultos en los EE. UU. con presión arterial elevada ni siquiera sabe que la tiene. Como no tiene síntomas visibles, se la conoce como "la asesina silenciosa". Y ciertos grupos étnicos, como el afroamericano, tienen un riesgo mayor que el caucásico o el hispano.

Las mujeres tienen las mismas probabilidades que los hombres de padecer presión arterial elevada durante su vida. Sin embargo, entre los menores de 45 años, afecta a más hombres que mujeres. En el caso de las personas de 65 años o más, la presión arterial elevada afecta a más mujeres que hombres.

Aproximadamente 7 de cada 10 personas que tienen su primer ataque cardíaco, 8 de cada 10 personas que tienen su primer accidente cerebrovascular y 7 de cada 10 personas que tienen insuficiencia cardíaca crónica tienen presión arterial elevada.

La presión arterial elevada le cuesta al país 46 mil millones de dólares al año. El total incluye el costo de los servicios de atención médica, medicamentos para tratar la presión arterial elevada y días de ausencia en el trabajo.

Obtenga más información sobre la presión arterial elevada, sus causas y qué puede hacer para prevenirla y tratarla.


Los factores de riesgo de la presión arterial elevada.

La presión arterial elevada puede ser hereditaria, así que podría tener una predisposición genética a desarrollarla. Pero la presión arterial elevada también puede producirse por factores que puede controlar:

  • Comportamientos como fumar o beber demasiado alcohol
  • Una mala dieta, como comidas rápidas o alimentos procesados que contienen grasas trans o saturadas, alimentos con demasiada sal o azúcar y alimentos que no tienen suficiente potasio
  • Exceso de peso u obesidad
  • Afecciones crónicas como la diabetes
  • Inactividad, falta de ejercicio u otros factores controlables

Si no se ha controlado la presión arterial recientemente, hágalo. Y si está al límite o alta, hable con un proveedor de atención médica para saber qué puede hacer al respecto.


Evalúe su riesgo de hipertensión.

Conozca su riesgo.


Los números: Presión arterial. Colesterol. Triglicéridos. Hemoglobina. ¿Qué significan?

Presión arterial

  • La presión sistólica es la presión en los vasos sanguíneos cuando late el corazón.
  • La presión diastólica es la presión en los vasos sanguíneos cuando el corazón descansa entre un latido y otro.
  • Si su presión sistólica es 120 y la diastólica es 80, se dice que es de "120 sobre 80" o se escribe "120/80 mmHg". El siguiente cuadro indica el intervalo de presión arterial de las personas normales, las que corren riesgo y las que tienen hipertensión.

Niveles de presión arterial

Nivel
 
Normal
  • Sistólica: menos de 120 mmHg
  • Diastólica: menos de 80 mmHg
En riesgo (prehipertensión)
  • Sistólica: De 120 a 139 mmHg
  • Diastólica: De 80 a 89 mmHg
Presión sanguínea elevada
  • Sistólica: 140 mmHg o más
  • Diastólica: 90 mmHg o más

Colesterol

El colesterol es una sustancia cerosa similar a la grasa que ayuda a producir vitamina D y hormonas en el organismo. También fluye por el torrente sanguíneo en pequeños paquetes de lipoproteínas (grasa + proteína), que contienen colesterol "bueno" (HDL), formado por lipoproteínas de alta densidad, y colesterol "malo" (LDL), formado por lipoproteínas de baja densidad.

El LDL puede generar acumulación de colesterol y placas en los vasos sanguíneos y hacer que las arterias se estrechen y endurezcan, lo que desencadena una afección llamada "colesterol elevado" y aumenta el riesgo de enfermedad cardiaca coronaria, ataque cardiaco y accidente cerebrovascular. La clave es mantener niveles saludables de ambos tipos de lipoproteínas. Las pruebas de glucosa en sangre lo mantienen al tanto de sus niveles de colesterol, que se miden en mg/dl (miligramos por decilitro) y muestran la concentración de una sustancia en un líquido.

Niveles

Tipo
 
Colesterol total
  • Deseable: Menos de 200 mg/dl
  • Límite: De 200 a 239 mg/dl
  • Riesgo alto: 240 mg/dl o más
HDL
  • Deseable: 60 mg/dl o más
  • Hombres en riesgo: Menos de 40 mg/dl
  • Mujeres en riesgo: Menos de 50 mg/dl
LDL
  • Óptimo: Menos de 100 mg/dl
  • Cerca o por encima del nivel óptimo: De 100 a 129 mg/dl
  • Límite superior: De 130 a 159 mg/dl
  • Alto: De 160 a 189 mg/dl
  • Muy alto: 190 mg/dl o más
Triglicéridos

Los triglicéridos, otra sustancia grasosa en el torrente sanguíneo, también pueden contribuir al estrechamiento de las arterias y la presión arterial elevada.

  • Normal: 1490 mg/dl o menos
  • Límite: De 150 a 199 mg/dl
  • Alto: De 200 a 499 mg/dl
  • Muy alto: 500 mg/dl o más

Hemoglobina

La prueba de A1c, también llamada HbA1c, prueba de hemoglobina glucosilada o glicohemoglobina. La hemoglobina se encuentra en los glóbulos rojos, que transportan oxígeno a todo el organismo. La A1c es un análisis de sangre importante que indica si su azúcar en sangre está bien controlado, lo cual es de vital importancia para las personas con diabetes. Cuanto más alta sea la hemoglobina A1c, mayor será el riesgo de tener complicaciones relacionadas con la diabetes.

Debe realizarse este análisis anualmente si tiene 45 años o más, tiene sobrepeso u obesidad, es inactivo, no hace suficiente ejercicio o le diagnosticaron prediabetes.

El análisis debe realizarse con mayor frecuencia si:

  • Tiene diabetes tipo 2 pero su concentración de azúcar en sangre se mantiene constante dentro del objetivo y no necesita insulina. Debe realizarse el análisis cada seis meses.
  • Tiene diabetes tipo 2 pero su concentración de azúcar en sangre se mantiene constante dentro del objetivo y no necesita insulina. Tiene diabetes tipo 1. Debe realizarse el análisis tres o cuatro veces por año.
  • Tiene diabetes tipo 2 pero su concentración de azúcar en sangre se mantiene constante dentro del objetivo y no necesita insulina. Tiene diabetes tipo 2 y la controla con insulina, pero tiene dificultad para mantener su concentración de azúcar en sangre dentro del objetivo. Debe realizarse el análisis cuatro veces por año.

Este es el motivo. Si su concentración de azúcar en sangre es siempre alta, puede dañar los vasos sanguíneos pequeños (enfermedad microvascular) y los nervios. Si daña los vasos sanguíneos grandes (enfermedad macrovascular), comienzan a formarse placas que pueden elevar su riesgo de enfermedad cardiaca coronaria, hipertensión, accidente cerebrovascular o ataque cardiaco. Hable con su médico u otro proveedor de atención médica sobre la prueba A1c. Podría salvarle la vida.

Este es el rango y el significado de los valores de la prueba A1c:

Personas que no padecen diabetes:
Del 4 % al 5.6 %
Mayor riesgo de diabetes:
Del 5.7 % al 6.4 %
Necesita tratamiento:
6.5 % o más

Cómo prevenir, detectar y tratar la presión arterial elevada.

El Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre (NHLBI) publicó recientemente un completo informe acerca de los descubrimientos más recientes y recomendaciones sobre la hipertensión. Leer el informe.

Arriba

Próximo paso

Ir

Línea para dejar de fumar Quitline de Delaware en línea

Los asesores pueden ayudarlo a dejar de fumar.

Ir

Próximo paso

Leer el blog

Blog de Healthy Delaware

El blog de Healthy Delaware ofrece noticias y consejos para mantenerse sano.

Leer el blog